Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#16 • Septiembre 2010 Año I Arquitectura Art-decó Edificios Grandes Casas Racionalista

Santa Fé 1697

por Enrique Espina Rawson / Fotos: Iuri Izrastzoff
Compartir

grandes_casas_01

Los hermanos Andrés y Jorge Kälnay, arquitectos húngaros nacidos en Budapest en 1893 y 1894, respectivamente, llegan a la Argentina alrededor de 1920.

En Buenos Aires realizaron la mayoría de sus obras. Compartieron un mismo estudio arquitectónico hasta 1926, y luego se separaron. La obra de Andrés ha sido quizás la más publicitada. Hoy nos referiremos a la de Jorge, no menos importante.

grandes_casas_02

Resulta difícil definir su estilo, ya que si bien podemos inscribirlo en las grandes líneas del art-decó y el racionalismo, nunca se ajusta exactamente a los modelos típicos o convencionales del género. Hay en todas ellas un desbordante y personalísimo manejo de volúmenes, de severos grandes planos contrastados con sensuales superficies curvas, o salientes insólitas que podrían retrotraernos a imposibles fortificaciones medievales.

También te puede interesar  Edificio Minner

Nunca más claramente pueden apreciarse estas características que en el edificio de Santa Fe 1697, esquina Rodríguez Peña. Rodeado de suntuosas casas de departamentos de estilo francés, desbordantes de detalles de finísima ornamentación y refinamiento clásico, aparece esta construcción casi prepotente, cuya anticipación futurista es como un golpe inopinado, una réplica feroz al convencionalismo y al buen tono de sus amables vecinos.

grandes_casas_05

Sus líneas, en determinados escorzos, rinden tributo al cubismo, en otros, como en la concepción repetitiva de los balcones, parece homenajear al símbolo de la segunda revolución industrial: la producción en serie, y, finalmente, como pequeña burla remeda la edificación francesa circundante, fingiendo irónicamente una mansarda de pizarra en el remate curvo del edificio.

También te puede interesar  Editorial #6

Desde ya que toda esta extraordinaria combinación de elementos no interfiere para nada en la calidad intrínseca del edificio en sí, construido con materiales de primera línea y terminaciones de gran nivel, como puede comprobarse en el hall de entrada.

grandes_casas_03

Esta obra es un monumento a la originalidad y a la audacia de su creador, que, sin apelar a ornamentaciones ni detalles externos, logra con austeros elementos una obra de tan depurada concepción, simplemente basada en la despojada belleza de la línea pura.

También te puede interesar  En busca del Coloradito perdido

Vale la pena observar estos detalles, que serán mejor apreciados por quien se sitúe en la esquina sur-oeste para visualizar en una sola mirada el contraste entre el frente de Santa Fe y su prolongación por Rodríguez Peña.—FXBA

grandes_casas_04

Artículo anterior
Próximo artículo