Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#36 • Abril 2011 Año II Arquitectura Art-decó Edificios Grandes Casas Modernista Racionalista

Corrientes 1309

por Enrique Espina Rawson / Fotos: Iuri Izrastzoff
Compartir

_4108219

Ya se había completado el ensanche de la calle Corrientes en 1936, cuando regresan dos pintores argentinos de Francia, donde habían integrado el llamado “Grupo de París”, junto a Lino Eneas Spilimbergo, Héctor Basaldúa, Antonio Berni y Juan del Prete.

Hablamos de Aquiles Badi y Horacio Butler. Necesitan un taller donde ubicar sus caballetes para crear lo que luego fue el “Atelier Libre de Arte Contemporáneo”.

No buscan el pintoresquismo de la Boca, como era habitual hasta poco antes, sino que se instalan en un gran edificio del centro, casi en la esquina de Corrientes y Talcahuano, haciendo cruz con la mitológica Confitería Real, (hoy devenida en una de las tantas pizzerías industriales de Buenos Aires) y arriba del Ouro Preto, de los pocos bares que quedan de décadas pasadas.

También te puede interesar  El jardín botánico

_4108231

Hablamos del edificio de Corrientes 1309. No lo sabemos, pero suponemos que el atelier debe de haber estado en el décimo piso, por sus ventanas de doble altura, característica de los talleres de pintores y escultores.

_4108238

Seguramente la imponente fachada, con su magnífica mansarda verde, casi esculpida y coronando como un gigantesco casquete los pisos superiores les habrá recordado la recién dejada París.

_4108224

El art-decó predominaba en la vanguardia arquitectónica de la época, pero no había un solo art-decó, desde luego. Este edificio, por su clasicismo, podría haber sido transplantado desde París, sin duda, y a nadie le hubiera llamado la atención.

También te puede interesar  Santa Fe 1291

_4108242

Lo denuncia la herrería de la entrada (lamentablemente algo menguada para la imponencia del edificio), los ornamentos  bajo las ventanas, la suave curva de la ochava, la mansarda citada y los dos severos pilares que la enmarcan en el frente que da a Corrientes.

Deploramos la desproporcionada marquesina, que no es original, y que ha tapado, injustamente, el nombre del arquitecto y, quizás, el año de construcción, que ubicamos, a ojo de buen cubero entre 1930/32.

También te puede interesar  Palais de Glace

_4108237

Mención aparte para el “Ouro Preto”, que subrayaba en su nombre la calidad del café brasileño.

2222

El dibujo de sus vidrios esmerilados con palmeras y clima tropical -motivos que fueron moda en esos años como decoración en los halls de entrada de muchos edificios modernos (así se los llamaba)- hoy son inefables, y merecerían ser resguardados como pequeñas y entrañables reliquias de la intimidad porteña. Conserva el mobiliario y, como decimos, las características de la decoración ambiental primitiva. Casi un milagro.

Artículo anterior
Próximo artículo