Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#21 • Diciembre 2010 Año I Editorial Patrimonio

Editorial #8 ~ Grandes noticias

Compartir

El texto que sigue hubiera sido el último editorial de 2010. Afortunadamente buenas noticias de último momento dieron una nueva oportunidad al Patrimonio de Buenos Aires.

patri

Ciento cuarenta mil casas, anteriores a 1940, están amenazadas de muerte en Buenos Aires. Declaraciones y negociaciones se superponen continuamente hasta hacer difícil comprender con exactitud que es lo que sucede en realidad.
Nuestra única certeza es la incertidumbre. Si esta catástrofe se concretara, además de la mutilación de la memoria colectiva, uno se pregunta adonde se meterán los miles y miles de autos que saldrán de las cocheras de las nuevas torres, cómo podrá caminar tanta gente que todos los días se sumerge en ríos humanos que van, chocando con los ríos humanos que vuelven, si agregamos nuevas multitudes a las destrozadas veredas porteñas.

El problema de la macrocefalia de nuestro país está detectado desde los orígenes, y sin embargo, no escuchamos una palabra sobre algún proyecto que imagine como lograr una distribución más equilibrada de nuestro territorio. Por el contrario, al hacinamiento porteño se le suma el de las villas, cada vez con más habitantes, provenientes no sólo del interior sino de países limítrofes, y, desde hace décadas, los pueblos que, separados por quintas y campos componían el Gran Buenos Aires, no son ya sino un enorme y desaforado organismo multicelular con las casas unidas hombro con hombro a lo largo de kilómetros y kilómetros en todas direcciones.
No es, claro está, un problema exclusivo de nuestra ciudad.  Hace ya treinta años, el gran poeta venezolano Eugenio Montejo, veía así a Caracas:

También te puede interesar  El imperio

Tan altos son los edificios
Que ya no se ve nada de mi infancia.
Perdí mi patio con sus lentas nubes
Donde la luz dejó plumas de ibis,
Egipcias claridades,
Perdí mi nombre y el sueño de mi casa.
Rectos andamios, torre sobre torre
Nos ocultan ahora la montaña.
El ruido crece a mil motores por oído
A mil autos por pie, todos mortales.
Los hombres corren detrás de sus voces
Pero las voces van a la deriva
Detrás de los taxis.
Más lejana que Tebas, Troya, Nínive
Y los fragmentos de sus sueños
Caracas ¿dónde estuvo?
Perdí mi sombra y el tacto de sus piedras
Ya no se ve nada de mi infancia.
Puedo pasearme ahora por sus calles
A tientas, cada vez más solitario
Su espacio es real, impávido, concreto,
Sólo mi historia es falsa.

También te puede interesar  Cameru

Y también, desde aquí, Borges apuntaba con triste ironía:

Yo nací en una ciudad
Que también se llamaba Buenos Aires.


Últimas noticias ~ Con el último aliento, la amenaza que hacía temer un desastre patrimonial para el año 2011 fue detenida -celebramos- por un tiempo. La Legislatura aprobó la renovación de la ley 3056 de Protección Patrimonial por otros doce meses. La propuesta del diputado Martín Hourest logra extender el plazo de protección a los inmuebles públicos y privados con planos o construcción aprobada anterior al 31 de diciembre de 1941, que estuvieran dentro del inventario de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural (categoría Edificios Representativos) y no hubieran sido evaluados hasta la publicación de la ley.
Hasta aquí la noticia mayor. Pero también hubo otros motivos de alegría:

Se incorporó al Código de Planeamiento Urbano y de Edificación un régimen normativo para recuperar inmuebles a través del fomento de la renovación edilicia, que afectará a conjuntos arquitectónicos que, aunque no catalogados como Patrimonio, poseen un valor edilicio y económico importante.

También te puede interesar  Plus Ultra

Se sancionó la protección cautelar del ex-cine Gran Rivadavia (iniciativa de Sergio Abrevaya) y se catalogaron más de treinta obras del arquitecto Alejandro Bustillo (propuesta de Patricio Di Stéfano).

Y se aprobó la primera lectura (para su aprobación definitiva falta una segunda lectura y audiencia pública) para la creación de una nueva zona de APH (Area de Protección Histórica) denominada “Catedral al Norte”, que incorpora 34 manzanas y unos 200 edificios de valor histórico.

En el año del lanzamiento de nuestra revista, nos llena de entusiasmo ser testigos de, ojalá, un cambio de visión en la valoración del Patrimonio de Buenos Aires, que es principalmente el resultado de la activa acción de organizaciones como Basta de Demoler, Fundación Ciudad y Proteger Barracas, a quienes Fervor x Buenos Aires se suma comunicando sus proyectos y causas. Tenemos la esperanza de que en 2011 puedan consolidarse algunas de las buenas ideas y proyectos que se han propuesto.

Artículo anterior
Próximo artículo