Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#153 • Mayo 2019 Año X Edificios Instituciones Patrimonio Racionalista

Edificio YPF

por Enrique Espina Rawson / Fotos: Iuri Izrastzoff
Compartir

El 15 de mayo de 2004, Buenos Aires estuvo cerca de perder unos de sus más bellos edificios: el de YPF, situado en Diagonal Norte y Esmeralda. En una llamada jornada de protesta, un grupo de gente, caracterizado como el Movimiento Teresa Rodríguez, luego de romper las enormes vidrieras con una suerte de lanzas de acero, arrojó criminalmente bombas molotov en el interior.

Por supuesto, el edificio estaba lleno de personal y público, y si no hubo muertos debe atribuirse, indudablemente, a la intervención divina. Se causaron graves daños, debiendo ser evacuadas todas las personas que estaban dentro, en medio de escenas de pánico.

También te puede interesar  "De interés cultural"

No se supo de detenciones ni de individualización de responsables. El gobierno de ese momento consideró que no se debían impedir las “protestas populares”. Así nomás.

Afortunadamente, el emblemático sitio permanece en pie, y luce espléndido, como en el lejano 1938 cuando fue inaugurado como sede de la entonces empresa estatal, cuyo nombre completo no todos saben: Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

La obra estuvo a cargo del mismo Departamento Técnico de la empresa, a cargo del Ingeniero Eduardo Saubidel Bilbao, y se levantó sobre un terreno triangular de 1646 m2, reservándose otro lote de 252 m2 para futuras ampliaciones.

También te puede interesar  Pacará de Segurola

Estas se efectivizaron en 1960, respetando la altura y el estilo racionalista del edificio. Lo cierto es que esta obra jerarquizó la zona, por la limpieza y equilibrio de su trazo, conciso y elegante.

El interior es de una calidad pocas veces vista: abunda la boiserie de raíz de nogal, todos los ambientes son luminosos y cómodos, con pasillos amplios, magníficos ascensores, comedor para empleados y hasta un pasaje privado para que el personal tenga acceso directo a las estaciones del subte ubicadas a pocos metros.

También te puede interesar  Confiterías (Primera Parte)

Desde luego, cuenta con tres subsuelos para maquinarias, depósitos y cocheras y la altura responde a la normativa general que regula la uniformidad en todos los edificios de la Diagonal.

Actualmente, a pesar del nombre, varios pisos están rentados a compañías particulares, y digamos que, con toda justicia, fue declarado Edificio Histórico en el 2010.

Muchos creen ver en él un enorme parecido, digamos un aire de familia, una relación espiritual entre él y un pariente cercano: el imponente Cine Gran Rex, que está ahí nomás, a la vuelta.

Tags:
Próximo artículo