Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#144 • Agosto 2018 Año IX Barrios Beaux-arts Calles Grandes Casas Paisaje Personajes

Callao 2094

por Enrique Espina Rawson / Fotos: Iuri Izrastzoff
Compartir


Nadie que se detenga un instante a contemplar el edificio de Callao 2094, podrá negar que posee una hermosísima fachada. Justamente, por tal razón la entonces Municipalidad de Buenos Aires le otorgó el Primer Premio a la Mejor Fachada en 1928.


Su diseño estuvo a cargo del estudio de arquitectura integrado por los arquitectos Carlos Vilar y Alfredo Villegas. Carlos Vilar era un arquitecto muy joven por esos años, y hermano menor de Antonio, uno de los pilares del modernismo en nuestro país. El también lo fue, por cierto, numerosas obras en todo el país así lo certifican.


Debemos entender a este edificio de renta, anterior a sus realizaciones clásicas del racionalismo o primer modernismo, como lo que fue: una concesión a lo que se estilaba en la época, y con más razón en el Barrio Norte, con fuerte arraigo en la arquitectura ecléctica beaux-arts.


Por otra parte, y esto no siempre se toma en cuenta al juzgar los edificios, es notorio que el arquitecto puede sugerir, aconsejar, o lo que fuere, pero, en primer lugar debe realizar lo que el comitente, es decir, el dueño que es quien paga, quiere hacer. Y ante esto caben dos posibilidades: aceptar o rechazar. Esta construcción, realmente importante, denota una gran destreza y buen gusto en todos los detalles.

También te puede interesar  Barrio Inglés


Si observamos la fachada en sí, percibiremos una ondulación que interviene la gran superficie, otorgándole liviandad y movimiento. La sobriedad en la decoración, apenas unas máscaras aquí y allá, la variedad en las aberturas, la ausencia de balaustradas, suplantadas por rejas ligeras y airosas, y el reemplazo de las pesadas celosías metálicas de entonces por modernas cortinas de enrollar, nos hablan, a pesar de su inserción en este caso a un estilo que ya estaba en retirada, de una mirada que, en cierto modo, preanunciaba la arquitectura futura de Buenos Aires.

También te puede interesar  Basura


Así y todo, creemos que los grandes referentes clásicos de la época, por caso Bustillo y Cristophersen, no hubieran desdeñado firmar la excelente obra de estos jóvenes arquitectos, ya que respondía a los códigos clásicos de la arquitectura suntuosa del Buenos Aires de entonces.


Su ubicación privilegiada -es el último edificio de Callao- exigía calidad. Y ciertamente la tiene. Un pequeño misterio, para solaz de los exquisitos minuciosos. El primer piso que da a Avda. Libertador, no se prolongó hasta la calle, quedando en consecuencia sus ventanas sumidas bajo la recova.¿No hubiera sido conveniente esta posibilidad?


Podría ser que los códigos edilicios de esos años no lo permitieran, pero sin embargo el primer piso de la casa contigua, más o menos de esa época, si llega hasta la línea de edificación. También podría suponerse que por razones estéticas el arco paralelo a Callao, debía tener una doble altura, acorde a la majestuosidad de la residencia.

También te puede interesar  Hotel Chile


En fin, escuchamos ofertas… Para finalizar, no sabemos si los locales actuales, sobre Callao y sobre Libertador, estaban contemplados en los planos originales, o si los respectivos departamentos de planta baja fueron sacrificados, como tantos otros, en aras de bajar las expensas, siempre en alza.


Es imposible no recordar un suceso espeluznante que ocurrió en esa casa hace casi treinta y cinco años: el asesinato a golpes y puñaladas del conocido dibujante y humorista Lino Palacio y su esposa. La tragedia, horrorosa por los detalles macabros y el cercano parentesco de uno de los implicados, conmovió a Buenos Aires. Pero los personajes creados por Palacio a través de muchísimos años (¿cómo no recordar a Don Fulgencio -el hombre que no tuvo infancia-, Ramona, Radragaz y tantos más?) se convirtieron en arquetipos porteños de esas décadas, y hasta fueron llevados al cine con marcado éxito. Siguen viviendo en la memoria y el cariño popular. —FXBA

Artículo anterior
Próximo artículo