Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#08 • Abril 2010 Año I Costumbres Idiosincrasia

¿Rojo o colorado?

por Enrique Espina Rawson
Compartir

¿Comer o cenar? ¿Pelo o cabello? ¿Cuarto o pieza? Había otros interrogantes, siempre los hubo, no menos trascendentes.

Estos códigos coloquiales, comenzaron a ser develados- y también inventados- en la década del 70 por el genial Landrú en su “Tía Vicenta”, a través del diálogo entre dos primas, Mirna Delma y María Belén, representantes del “out” y del “in” en esos momentos.

El habla popular se expresaba con más autenticidad en Mirna Delma que en María Belén, por supuesto, aunque tampoco podríamos significar este tipo de lenguaje- excesivamente cursi- como el único popular. Mucha gente hablaba llana y espontáneamente, sin preocuparse en otra cosa que en ser comprendida. Así se mezclaban términos lunfardos, ciertos giros de la moda, o arcaísmos heredados.

También te puede interesar  Colectivos

¿Quién no escuchaba o decía, ante un elegante par de zapatos-¡Juná que timbos!- o -¡Pasame un faso!- para pedir un cigarrillo?

rojo_colorado_02

Pero en cierto momento irrumpieron palabras claves que marcarían con precisión nuestro encumbramiento o nuestro desprestigio social, según las reglas de un misterioso código no escrito. Términos análogos o sinónimos se transformaron en enemigos irreductibles. Se estaba con uno o con otro bando, sin medias tintas. Nadie podría explicarnos por qué colorado si y rojo no ¿Es que acaso los tan apreciados glóbulos rojos de toda la vida debían transformarse en glóbulos colorados? Y a su vez, ¿los maléficos bichos colorados del pasto serían recatalogados en la zoología como bichos rojos? ¿Y los rojos de Avellaneda?…

También te puede interesar  Del conventillo al convoy

Pavorosos enigmas nos acechaban: ¿Sueter o pullover? ¿Piloto o impermeable? ¿Remera o chomba?…

No había reglas, ni piloto automático en estas cuestiones, sólo funcionaba el instinto, y sobre todo la autoridad de quien lo decía. También había quienes, sensatamente, estaban, o al menos se consideraban más allá de estas cuestiones, y no se preocupaban por ser o no ser “bien”.

Así funcionaron las cosas durante varios años, pero ahora todo esto ha cambiado o, al menos, está cambiando.

rojo_colorado_03

Pareciera existir un silencioso y espontáneo movimiento de “contracultura” que reniega de estas reglas, y adopta con entusiasmo lo que antes se consideraba un quemo. Así es como, desdeñando ex profeso el “vamos a comer” nuevamente se ha institucionalizado el “cenar”, de la misma forma que el casamiento es ahora, rotundamente, una “boda”, y si antes se decía “te presento a mi mujer” hoy la fórmula puede jerarquizarse con un leve carraspeo que precede a “Mi esposa”.

También te puede interesar  Perros Cimarrones

Vuelve también el “encantado”, desalojado en su momento por el simple “¿qué tal?”, y no vemos lejano el día que retorne el candoroso “buen provecho” a los restaurantes de Puerto Madero.

Hasta que se dirima esta trascendente batalla terminológica las fronteras de la nueva parla urbana serán confusas, pero quizás-¿por qué no?- se revitalice, como una tercera posición, la idea del neocriollo o una panlengua a la Xul Solar.

Artículo anterior
Próximo artículo