Ya estamos...

Ingresá tu búsqueda

#116 • Abril 2016 Año VII Curiosidades Edificios Francés Instituciones

Azopardo 250

por Enrique Espina Rawson / Fotos: Iuri Izrastzoff
Compartir

La segunda mitad del 30 y principios del 40 se caracterizaron por el gran impulso que el gobierno nacional dio a la construcción de edificios públicos. Podríamos mencionar, de esa época, a obras emblemáticas por su monumentalidad, tales como la Facultad de Medicina, el Hospital Fernández, la Procuración de la Ciudad de Buenos Aires (sobre la que ya publicamos un artículo), el Hospital Militar Central.

Todas estas grandes construcciones se apartaron tanto de los modelos clasicistas, como del art nouveau y del art decó. Sin embargo, para el más grande de los ejemplos mencionados, y quizás el más grande edificio público del país, se volvió al estilo genéricamente llamado “francés”, del que Buenos Aires posee tantos exponentes.

Nada falta, basamento con gran pórtico de entrada, revestimiento de piedra París y mansardas de pizarra que recubren los tres pisos superiores.

Nos referimos al entonces Ministerio de Guerra, hoy Edificio Libertador, sede del Estado Mayor Conjunto de las FF.AA, Estado Mayor General del Ejército, y del Ministerio de Defensa.

No sólo llama la atención su descomunal superficie, 16 pisos en altura y cinco subsuelos distribuidos en más de 86.000 m2 cubiertos, sino, principalmente, lo que vislumbramos más allá de los datos técnicos de su construcción.

Si consideramos que la obra comenzó en 1938 y finalizó en 1943, (plena época de la 2da. Guerra Mundial), y que estamos hablando de un país de algo así como diez millones de habitantes en ese entonces, podemos inferir la importancia y el peso que el Ejército tenía en nuestra sociedad, por supuesto, categorizado en la monumentalidad de su sede central.

Dejamos para los teóricos analizar si, en verdad, había relación razonable entre esa construcción desmesurada y la cantidad de efectivos del Ejercito argentino de esos años. Hoy en día resulta difícil imaginar que, durante décadas, las hipótesis de conflicto armado, por supuesto que con nuestros vecinos, fueron una constante en la preparación profesional.

Afortunadamente, en todos los países de nuestra región, estas perspectivas han sido desechadas, creemos que para siempre. Esta obra, proyectada en 1935 por el arquitecto Carlos Pibernat, fue llevada a cabo entre los años 1938 y 1943 por la Dirección General de Ingenieros, y se concibió como dos cuerpos semejantes, desarrollados en espejo, uno con entrada por Azopardo y el otro por Paseo Colón, ya que en principio se planeó instalar allí las sedes de la Armada y el Ejército.

Posteriormente se modificó el proyecto y el Ejército ocupó la totalidad de los dos cuerpos. La obra tiene un importante detalle que no todos conocen: un túnel que la conectaba con la Casa Rosada. En el bombardeo de junio de 1955, el entonces presidente Perón, se trasladó por esa vía al Ministerio. Este edificio fue inaugurado en abril de 1943 por el Presidente Ramón Castillo. Dias después, el 4 de junio, fue derrocado por un golpe militar.

Artículo anterior
Próximo artículo